María Fuentes. Directora y Fisioterapeuta

Al frente de este maravilloso equipo me hayo, aprendiendo y tratando de dar un buen servicio a las personas que quieran y deseen DISFRUTAR DEL EQUILIBRIO.

Comencé mi andadura como fisioterapeuta en el año 2003, teniendo claro desde el principio que quería trabajar con mis manos, me formé como osteópata en la Escuela de Osteopatía de Madrid durante cinco años más. En ese tiempo tuve diferentes experiencias profesionales en diferentes ámbitos de la fisioterapia (geriatría, discapacitados psíquicos, servicios de rehabilitación…), todas enriquecedoras.

Tuve la suerte de formarme en Terapias Miofasciales con dos magníficos profesionales que prestan sus servicios a la Selección Española de Fútbol descubriendo la integridad y unicidad del cuerpo humano a través del entramado fascial que da sostén y comunicación.

Pero fué la Terapia Craneo Sacral la que dió un giro a mi forma de trabajar, haciéndome comprender el entendimiento y conectividad profunda entre el cuerpo, la psique y las emociones, como a través de un acompañamiento y escucha profunda del cuerpo pueden llegar a liberarse no sólo tensiones físicas, sino también emociones y aportar un conocimiento profundo de lo que nos está paralizando para poder encontrar el equilibrio.

Y como enamorada del cuerpo, entendí que hay que cuidarlo, mimarlo para poder contrarrestrar el ritmo frenético que llevamos a nivel laboral, la escasa conciliación familiar, neurosis colectivas varias… Y descubrí el método Pilates y me formé en la Escuela de Fisioterapia de la O.N.C.E. para poder aportar orden, equilibrio. A través de ejercicios y con ayuda de las máquinas cualquiera puede reeducar su biomecánica.

Así hace más de siete años me lancé a unificar el tratamiento manual y el acondicionamiento físico personalizado y terapéutico en el centro donde afortunadamente sigo trabajando a día de hoy.

Y me convertí en mamá en el 2016, lo que hizo que empatizara y dirigiera mi labor a abarcar el cuidado de la embarazada, los recién nacidos y sus mamás puérparas que reciben el trato que se merecen por parte de mi equipo.